En un artículo publicado en la Revista de la SGHN, firmado por 24 autores (en su mayoría limnólogos y branquiópodólogos detres países diferentes), se presenta la historia conocida de este pequeño anostráceo, que cuenta en Puerto Real con la única localidad conocida en todo en el mundo (Foto adjunta: hembra de L. baetica, por Carlos M. García).Se evalúa su grado de rareza en función de los datos de distribución a nivel andaluz y peninsular, se describen las amenazas (principalmente relacionadas con la alteración y destrucción de su hábitat) y se evalúa su categoría de amenaza mediante los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El estudio revela que Linderiella baetica es una especie extremadamente rara y “en peligro crítico”, lo que recomienda su protección legal.

Escrita por SGHN