En el transcurso de una campaña oceanográfica realizada por el Buque  Sarmiento de Gamboa, se ha encontrado en el Golfo de Cádiz un nutrido banco de mejillones Bathymodiolus utilizando un vehículo submarino de control remoto (ROV).En la foto (cortesía de la campaña oceanográfica SUBVENT2) aparece un banco de mejillones Bathymodiolus en el fondo del Golfo de Cádiz fotografiados con ROV.
La campaña se ha realizado en el marco del proyecto nacional SUBVENT2 en el que colaboran el IEO, IGME y la UCA con investigadores invitados de otras instituciones, coordinados en dos subproyectos por J. Tomás Vázquez (IEO, Málaga), que ha tenido la gentileza de escribirnos desde el propio barco.
En este proyecto se estudian zonas de fondos marinos en las que se producen emisiones submarinas de diferentes características. Lo interesante de esta ocasión es que se ha encontrado un nutrido banco de mejillones Bathymodiolus utilizando un vehículo submarino de control remoto (ROV). Según el propio Tomás, los bentólogos del grupo comentan que este género ya se había citado en otros puntos de fondos marinos con escapes de gases y salmueras. De hecho éste fue uno de los géneros que se describieron en la comunidad hallada en la primera de las fuentes hidrotermales descritas cerca de las Galápagos en los años 70. En aquella ocasión asociado a emisiones sulfurosas (B. thermophilus), pero es la primera vez que se localiza un banco numeroso en el Golfo de Cádiz, de una especie asociada, esta vez, a emisiones de metano.
En este tipo de bivalvos se han descrito bacterias metanotróficas endosimbiontes en las branquias con actividad metanol-deshidrogenasa. Este hecho, lo convierte en un invertebrado quimiosintético, es decir ocupa el papel de un productor primario en las cadenas tróficas. Este tipo de comunidades quimiosintéticas están protegidas en todas sus formas como hábitat marino de interés comunitario (hábitat 1180 de la red Natura 2000). Por muy profundo que se encontrasen estos organismos, al no depender de la luz para producir materia orgánica sino de procesos de oxidación de sustancias reductoras, pueden ser la base de toda una red trófica asociada muy singular. De hecho este tipo de surgencias albergan una gran cantidad de biomasa, hecho que no es usual en los fondos marinos profundos.
Os animamos a visitar el enlace que describe detalladamente el contexto de este descubrimiento:
http://geologiamarina.blogspot.com.es/2014/04/balnearios-submarinos.html#more

Avatar
Escrita por SGHN