Nuevo artículo sobre nuestra planta carnívora más singular, Drosophyllum lusitanicum.

Los autores María Paniw, Roberto Salguero-Gómez y Fernando Ojeda (profesor de Botánica de la Univ. de Cádiz y socio de la SGHN) han estudiado en profundidad la ecología de Drosophyllum lusitanicum, una de nuestras joyas botánicas y la más conocida de nuestras plantas carnívoras, conocida como “atrapamoscas”.

En el artículo, recién publicado en el vol. V del boletín El Corzo de la SGHN, se desglosan sus poblaciones, sus necesidades y sus métodos para desarrollarse y multiplicarse sin olvidar su hábitat ideal, dentro del brezal mediterráneo (o herriza).

Finalmente llaman la atención sobre el status de la especie, que consideran insuficientemente protegida, sobre todo por el declive de las poblaciones que no están en el entorno del Estrecho de Gibraltar: Sierra Morena, Extremadura y Portugal.

En sus conclusiones dicen “Drosophyllum lusitanicum es una de las especies más raras de nuestra flora: además de ser endémica, es ecológicamente singular y filogenéticamente única. En otras palabras: es una especie rara, rara, rara.

Para acceder al artículo clicar en este enlace.

 

Comments are closed.